¿Por qué Coco Chanel creó el pequeño vestido negro?

¿Por qué Coco Chanel creó el pequeño vestido negro?

Compartir

Cada década tiene una tendencia de moda que preferiríamos no recordar, pero eso es todo lo que son: tendencias pasajeras. Pero hay algunas prendas que desafían el paso del tiempo y que siguen siendo indispensables para todas. Una de ellas, quizás la más importante, es el pequeño vestido negro.

Es tan común que casi sentimos como si siempre hubiera sido parte de nuestra historia, pero no es así. El LBD («Little black dress» en inglés) es un invento relativamente moderno que tenemos gracias a la diseñadora más icónica del mundo de la moda: Coco Chanel. Puede que ella no haya sido el mejor ejemplo de ser humano (ella misma admitía que era «odiosa»), pero hay una cosa segura: revolucionó el mundo de la moda.

Un pequeño vestido, un gran paso para la mujer

La moda femenina no volvió a ser la misma después de Coco Chanel. Antes de ella las mujeres se vestían con corsets apretados que acentuaban las curvas y colores, muchos colores. De hecho, antes de que ella rompiera las reglas, las prendas negras estaban más asociadas a los uniformes de los sirvientes y las personas de luto que a la alta costura.

La palabra sutileza no existía en el vocabulario de las mujeres de clase alta, el lujo era mostrar más y más, mientras que el mantra de Chanel era:

«El lujo debe ser cómodo; de lo contrario, no es lujo».

Por eso fue que, en octubre de 1926, presentó por primera vez el pequeño vestido negro, una prenda que iba en contra de todos los parámetros de la alta costura de la época y que revolucionó al mercado.

Coco Chanel nos liberó de una moda que nos restringía. Ella fue una de las responsables en solidificar los pantalones como parte de nuestros armarios, fue la primera en usar el jersey como material para la ropa de la mujer y, ¡hasta fue la primera en poner de moda los bronceados!

Cuando lo presentó por primera vez la reacción fue inmediata. La revista Vogue dijo que el modelo era un «nuevo clásico» y lo comparó con el modelo T de la marca de automóviles Ford, que, según la empresa, estaban «disponibles en cualquier color…siempre y cuando sea negro». Pero, a diferencia del popular modelo de autos, el LBD pudo pasar la prueba del tiempo porque supo reinventarse en cada era.

Básicamente, Coco Chanel creó el pequeño vestido negro porque creía que las mujeres sacrificaban la comodidad por «estar a la moda» y porque era una rebelde que rompía con las tradiciones. Ella y su LBD son la prueba perfecta que para hacer algo revolucionario no necesitas grandes despliegues, a veces con algo tan sencillo como un vestido es suficiente.

https://www.vix.com

Dejar una respuesta